Conozca Nuestra Historia

Sobre Este Espacio

La voz Tubanera abre un espacio para ir publicando algunos personajes que de una manera u otra hicieron historia en nuestro pueblo y que su vida es desconocida por las generaciones más jóvenes.

Nos referimos a esas personas cuyos nombres llevan calles, o instituciones, o aulas de las escuelas de nuestro municipio.

Desarrollaremos este espacio en la medida de lo posible, es decir, hasta donde podamos investigar con cierto grado de fiabilidad y mientras encontremos personas que nos puedan ofrecer las informaciones pertinentes.

Anteriores

Anteriores
Ernesto de los Angeles Vasquez

Academia Nuestra Sra. del Carmen

Manuel German

Amaury German Aristy

Rev. Camilo Boesman

Guillermo German Casado

Bertilio Canó Espejo

Eladio Reyes Calcaño

Francisca Angeles Angeles

Manuel Emilio Paniagua Villega

Juan Antonio Rodriguez

Victor Devers (Indio)

Manuela Vargas

sábado, noviembre 16

Manuel Escolástico Báez (1930-1988)



El Walter Mercado de su tiempo

Escolástico procedía de San Juan de la Maguana y vino a residir a Padre Las Casas a la edad de 12 años. Desde ese entonces, hasta su muerte, vivió aquí.

Ejerció el magisterio, siendo maestro en diferentes localidades: Monte Grande de Barahona, Orégano Grande, La Sabana de San Juan, y por ultimo en Los Guayuyos de Padre Las Casas.

En Padre Las Casas y Los Guayuyos vivió aproximadamente 46 años, y fue ahí donde desarrolló su habilidad para predecir el futuro de las personas a través de la lectura de la palma de la mano práctica profesionalmente conocida como la quiromancia.

Escolástico era una persona muy solicitada, especialmente por el sexo femenino, para que les leyera la mano. Él, con un aire de misterio, tomaba la mano de la persona en cuestión y le recitaba sin vacilar ni titubear lo que veía en su mano.

Lo primero que preguntaba a la persona haciendo la consulta era su mes de nacimiento y, de acuerdo al mes, le decía el mes de su futuro y su muerte. Una de las cosas que decía al leer la mano era “eres una persona despreciativa y mortificadora en el amor", o, “tienes buena suerte en el amor pero eres traicionada por los amigos”.

Según él, el mes del nacimiento de la persona determinaba el mes de su muerte y algunos rasgos de su personalidad.

Las personas de la generación de Escolástico lo recuerdan muy bien y lo describen físicamente como un hombre bajo de estatura, de color de piel apiñonada (indio claro), de orejas grandes y nariz fina, ojos grandes y de modales suaves.

Muchas personas lo recuerdan por ese “don” de predicción, pero también por ser una persona sencilla, humilde e inofensiva.

Escolástico forma parte de Nuestra Historia por ser el primer quiromántico de Padre Las Casas, el Walter Mercado de su tiempo.

Fuente de datos: Emilia (Miriam) Ramírez (su esposa de entonces), Elisea Parra, César (Tato) Devers.