Conozca Nuestra Historia

Sobre Este Espacio

La voz Tubanera abre un espacio para ir publicando algunos personajes que de una manera u otra hicieron historia en nuestro pueblo y que su vida es desconocida por las generaciones más jóvenes.

Nos referimos a esas personas cuyos nombres llevan calles, o instituciones, o aulas de las escuelas de nuestro municipio.

Desarrollaremos este espacio en la medida de lo posible, es decir, hasta donde podamos investigar con cierto grado de fiabilidad y mientras encontremos personas que nos puedan ofrecer las informaciones pertinentes.

Anteriores

Anteriores
Ernesto de los Angeles Vasquez

Manuel German

Amaury German Aristy

Rev. Camilo Boesman

Guillermo German Casado

Bertilio Canó Espejo

Eladio Reyes Calcaño

Francisca Angeles Angeles

Manuel Emilio Paniagua Villega

Juan Antonio Rodriguez

Victor Devers (Indio)

Manuela Vargas

martes, abril 7

Reverendo Juan Roberto Smith



El sacerdote Juan Roberto Smith se distinguió además de su gestión principal la de servir a la iglesia y a la comunidad en Padre Las Casas por la defensa y protección a la juventud en los llamados 12 años. Cuando la juventud del pueblo se veía perseguida frecuentemente por el régimen, el padre Juan, como se le conocía, los ocultaba en la Casa Curial escondiéndolos en el techo de cartón de la casa por varios días, y hasta llegó a ir a las cárceles a sacar a algunos de la prisión.

Por otra parte tuvo una destacada participación en la fundación y consolidación del Liceo José Fco. Bobadilla, pues se hizo cargo del proyecto del liceo y gracias a sus gestiones junto a las de comerciantes, distinguidos munícipes y estudiantes el 3 de noviembre del año 1965 se inicia de manera formal y definitiva la docencia en el referido liceo.

Contribuyo el Padre Juan también dando tablas para hacer los primeros pupitres, los cuales los construyó Benjamín Bobadilla con la ayuda de algunos estudiantes, entre ellos Nerys German, quien formaba parte del comité pro-fundación del liceo y que junto al párroco Juan Roberto y algunos estudiantes se encabezaron de las acciones que llevaron a la semi-oficialización del liceo José Fco. Bobadilla.

Cuando tiempo mas tarde en este centro se presentó un período de crisis con la salida de las cordimarianas Francisca y Nieves, quienes eran maestras en el mismo y muy específicamente con la salida de la hermana Francisca, el padre Juan jugó un rol de mucha importancia haciendo cuantas diligencias y movimientos fueran precisos para conseguir un profesor que sustituyera a la hermana Francisca.

Nadie quería venir a este remoto lugar y además sin paga o con una paga muy por debajo de lo normal, pero el padre Juan se trasladó a Villa Altagracia y consiguió al profesor Cesar Everst y lo comprometió con la causa, y de esa manera se superó el conflicto y se salvó la educación media llegando a celebrar su primera graduación de bachilleres en el año1969.

En esta graduación el padre Juan estuvo festejando con los graduandos y a todos les hizo un presente, a las alumnas un arete con piedra de ámbar y a los varones no recuerdo.

Un aula del liceo José Francisco Bobadilla lleva el nombre del sacerdote Juan Roberto Smith a instancia de la profesora Rosario Castillo

Por su labor religiosa, social, educativa y humanitaria el Padre Juan Roberto Smith es parte de nuestra historia.

Por Rosario Castillo.
Colaboración: Nerys German.
Padre Las Casas, su Historia, su gente y folklore de
Aurelio del Carmen Vicente.

3 comentarios:

Henry Osvaldo Tejeda dijo...

Que bién me siento cuando leo cosas de alguien a quién conocí bién, me refiero al Padre Roberto (asi le llamaba el Padre Luis), una persona tan sencilla que se podia confundir con cualquier persona del pueblo llano. Parece que entre el Padre Roberto y el Padre Luis existía ese acuerdo tácito en eso de esconder a los jovenes revolucionarios porque, mientras Roberto lo hacía en Padre Las Casas, el Padre Luis lo hacía en Ocoa (en el falso piso del Centro Padre Arturo, Orlando Mazara fué uno de ellos, luego asesinado en La Horma por un guardia analfabeto de nombre Carlitos, el cual fué luego ascendido).

A veces, Roberto se pasaba una que otra semana en Ocoa y le gustaban mucho las canciones que yo componía para cantar en la iglesia, hasta me hacía repetirselas. No sé qué habrá sido de él, si uds pudieran decirme algo, se lo agradecería. Gracias por hacerme pasar este buen momento.

Rosario Castillo dijo...

El sacerdote Juan Roberto Smith murio hace muchos años antes que el Padre Luis.

Anónimo dijo...

Me gusto este articulo, fui un cercano colaborador de Juan Roberto en Bani, en tiempo post huracan David y fui testigo de sus
acciones para que la ayuda llegara
atiempo a los dannificado de este
fenomeno, recuerdo haber ido en ese
tiempo a Padre Las Casas y se de su
afliccion por las personas de alli
me mostro el lugar en donde habia una iglesia que habia colopasado con refugiados dentro. Siento que aun no hemos pagado un verdadero tributo a este hombre de Dios y gran ser humano, solidario y que puso a la iglesia al servicio de la gente. Poco antes de morir lo llame en el convento-hogar en Canada y me comento de un libro que queria publicar haste el titulo
me dio "el golpe avisa"

Franklin R Pimentel
franklin_pimentel@hotmail.com